El Alcázar

Lo primero que divisa el visitante al llegar es su silueta que se dibuja a lo lejos, pero para acceder al recinto hay que atravesar el enrejado de hierro forjado que se instaló durante el reinado de Fernando VII.

Puertas exteriores

Puertas exteriores

De ahí pasamos a un impresionante jardín (que ocupa el solar de la antigua Catedral de Sta. María) cuyos árboles acogen durante gran parte del año a las cigüeñas que tienen en ellos sus nidos.

Daoíz y Velarde

Monumento a Daoíz y Velarde

Solar antigua Catedral

Solar antigua Catedral

En el centro de este jardín destaca el conjunto escultórico que rinde homenaje a los héroes del 2 de mayo los capitanes Daoíz y Velarde, es obra de Aniceto Marinas. A nuestra derecha tenemos un irresistible mirador sobre el valle del Eresma que nos regala  unas vistas únicas.

Vista parcial de la judería

Vistas desde los jardines del Alcázar

Valle del Eresma

Valle del Eresma

Si escogemos la izquierda para llegar hasta el castillo otro atractivo mirador, esta vez sobre el valle del Clamores, nos ofrece una atractiva postal del Pinarillo, la Catedral y la Casa del Sol o la Muralla.

Ya con el monumento a la vista es obligado entrar en la Casa de la Química a nuestra izquierda donde se encuentran las taquillas y el punto de información para acceder al interior de la fortaleza. También se encuentra aquí el punto de encuentro para los que optan por una visita guiada, la cual por sólo 1€ más es totalmente recomendable.

El valor estratégico de este enclave es innegable y quizá por eso pudo estar ya habitado por  las tribus prerromanas en forma de Castro, que cedieron el lugar a los romanos quienes hicieron llegar hasta aquí el agua con el Acueducto. Probablemente estuvo también habitado en época visigoda y, si hacemos caso a las Águedas de Zamarramala, también durante la Reconquista fue ocupado por los árabes. Justo después de ser conquistada la ciudad de Segovia a los musulmanes el Alcázar empezó a perfilarse como la fortaleza que hoy es.

A partir del siglo XII será Alfonso VIII el primer rey en mostrar predilección por residir en el que sería el primer castillo del que aún se observan muros. Tras él Alfonso X “el Sabio” hizo de él una de sus residencias favoritas, incluso la “sala del Cordón” se decoró así como penitencia por su desmesurado orgullo, además parece ser que le gustaba observar las estrellas y éste era punto estupendo para hacerlo.

Exterior palacio viejo

Sala de la Galera

Sala del Cordón

Sala del Cordón

Aunque fueron los Trastámara los que le dieron gran parte del aspecto que ahora tiene ampliándolo. Enrique II perdió aquí a uno de sus hijos, el infante don Pedro cuyo sepulcro está en la Catedral. Catalina de Lancaster hizo construir la “sala de la Galera” con el artesonado y el friso mudéjar, que es el estilo artístico predominante. Su hijo .Juan II y sobretodo Enrique IV, el rey que hizo de este castillo su residencia habitual, se consideraba un segoviano más hasta el punto de construirse un palacio más urbano en el centro de la ciudad. A ellos se debe la fabulosa torre con el nombre del primero y la “sala de las Piñas” que Enrique IV hizo construir.

También los Reyes católicos pasaron aquí varias temporadas de hecho, Isabel salió del Alcázar para ser proclamada reina.

Durante la Guerra de las Comunidades sirvió de bastión a las tropas del rey Carlos I contra los comuneros parapetados en la vieja Catedral de Santa María que a raíz de esta contienda terminó desapareciendo. Fue durante el reinado de Felipe II que celebró su boda de velaciones con Ana de Austria en este palacio, quien ordenó construir los tejados de pizarra para seguir la moda europea, también reformó el patio de armas sustituyendo con este de granito al anterior gótico.

Patio de armas

Patio de armas

Sala y friso piñas

Sala y friso piñas

El siguiente benefactor de este edificio fue, ya con los borbones, Carlos III que fundó en 1762 el Real Colegio de Artillería, hasta entonces el Alcázar había sido prisión de estado. El devastador incendio de 1862 propició que la Academia de Artillería se mudase al convento de San Francisco.

El Alcázar fue por fin rehabilitado y en 1898 el Archivo General Militar fue instalado en la primera planta. Ya en 1953 se creó el Patronato del Alcázar de Segovia que se encarga de su gestión como museo pues, aunque seguirá perteneciendo en usufructo al ejército. El Patronato se encarga de su conservación, protección y facilita el acceso de los visitantes a este Monumento Nacional.

Pero el Alcázar es mucho más, no sólo tiene una importancia histórica apabullante, es un icono para la ciudad y un punto de referencia. Además, su estilizada figura y su situación en un extremo de la ciudad hace que sea muy fotogénico y bello desde cualquier perspectiva, por eso si nos alejamos un poco y elegimos alguno de los muchos miradores que nos ofrece Segovia no quedaremos defraudados al contemplarlo con cualquiera de sus muchas luces. Más fotos del Alcázar.

Torres Alcázar

Torres Alcázar

Tejados del Alcázar

Tejados del Alcázar