La Casa de la Moneda

Decir que la Casa de la Moneda de Segovia es un lugar de imprescindible visita se quedaría corto si no aportásemos los argumentos que la convierten en el cuarto monumento más importante de la ciudad. Además, en el mismo espacio se encuentra el centro de Interpretación del Acueducto.
Sólo su enclave ya justifica que sea uno de los lugares más transitados, especialmente con buen tiempo, tanto por turistas como por segovianos. Estos últimos aprecian especialmente su recuperación y apertura, dejando de lado las polémicas locales de su azarosa reconstrucción. Su situación, en una de las riberas del río Eresma, la sitúa en el centro de un paseo muy frecuentado a diario entre la Alameda del Parral y el barrio de San Marcos y de los más agradables por su verdor, frescura y maravillosas vistas.

Captación de agua

Vista parcial

Sin embargo, la importancia de este monumento va mucho más allá del de una fábrica donde se hacían monedas. Radica sobre todo en el momento en el que se hizo y en el cómo, lo que dio lugar a su nombre: el Real Ingenio.
Para ponernos en situación, diremos que si bien en Segovia se acuñaban monedas desde la época romana, siempre se hacían a martillo, de lo que resultaban monedas bastante imperfectas que, misteriosamente, iban reduciendo su tamaño, porque era muy fácil que al pasar de mano en mano, algunos se quedasen con trozos del preciado metal. Esta picaresca se dio durante siglos, hasta que ya en tiempos de Felipe II, en pleno imperio y con la pujante economía española en auge, resultaba vergonzoso que la moneda española fuera tan menguante que en ocasiones no llegaba ni a la mitad de su tamaño original. Fue un primo del rey, el archiduque Fernando de Tirol quien, en agradecimiento a una colaboración de Felipe en unas negociaciones, le regala varios de los ingenios que usaban en la fábrica de Hall, cerca de Innsbruck, basados en la fuerza hidráulica.

Ingenio

Ruedas hidráulicas

Todo esto que parece tan sencillo no lo era en el siglo XVI. Primero hubo que escoger el lugar idóneo, que se disputaron Segovia, por expreso deseo del rey, y Sevilla, por ser allí donde llegaban los preciados metales de América. Después hubo que transportar la maquinaria, atravesando los Alpes, y más tarde, el Mediterráneo y toda la península, en un viaje que duró más de seis meses y que fue toda una aventura por sí mismo. Luego se procedió al montaje y construcción de las instalaciones sobre un viejo molino, tarea nada fácil dada la cantidad de personas que vivieron y trabajaron en la casa y la cantidad de dependencias necesarias para desarrollar el trabajo: una fundición, herrería, carpintería, oficinas de pesado y control, tesorería, almacenes, cuarteles para los guardias, fonda, etc. En fin, todo lo necesario para montar una fábrica en toda regla y sus complementos siglos antes de oír hablar siquiera de la industrialización.

Vista interior

Vista interior

Fragua

Este Real Ingenio pertenecía en exclusiva al rey, por lo que se construyó con su dinero, y fue administrado por la Junta de Obras y Bosques con ordenanzas propias, a diferencia de las otras, gobernadas por el Consejo de Hacienda. Convivió con la “Casa Vieja” de Segovia, que Enrique IV había hecho construir en las inmediaciones de la iglesia de San Sebastián, en pleno barrio de los Caballeros.
La Casa de la moneda funcionó durante 282 años, hasta que la centralización en Madrid llevó a su cierre en 1868. Más tarde el edificio fue vendido y funcionó como molino de harina hasta 1974, en que fue vendido y abandonado hasta su reapertura, hace pocos años. Es uno de los poquísimos ejemplos de su categoría que se conservan a nivel mundial, pues la mayoría de las casas de moneda fueron desmanteladas.

Entrada de agua

Sala de Acuñación

Tras todas estas razones para visitar este monumento, sólo nos queda la recomendación de hacer una visita guiada, pues aquí sólo hemos apuntado alguno de sus muchos contenidos y para entender bien el funcionamiento de la maquinaria y los usos de cada estancia, nada como un guía oficial. Toda la información práctica la encontrarás en su página web.