Muy útil

Cuando llegamos o planificamos nuestra visita a un lugar hay una serie de interrogantes que se nos plantean, a veces cuando ya estamos allí, otras cuando ya hemos pasado el primer día de nuestra estancia. En este apartado intentaremos hacer algunas recomendaciones para resolver esas dudas que, como turistas, quisiéramos preguntar a los lugareños: a qué bares van ellos de tapas, dónde dejan el coche sin que les cueste un pastón, qué hacen con los niños…
En fin, todo eso que no suele venir en las guías y que,  por las prisas o simplemente porque no pueden, no nos dicen en los sitios especializados (en una oficina de turismo está prohibido que nos recomienden un restaurante).

 

¿Dónde dejo el coche?

Segovia es una ciudad preciosa, pero la suerte de tener un Acueducto que atraviesa la ciudad hace que si no la conoces recorrerla en coche sea como estar en un laberinto. Las calles son estrechas, de una sola dirección en muchos casos y aparcar sin pagar es casi misión imposible. Lo más recomendable es dejar el coche en el parking del hotel y hacer la visita a pie. Es una ciudad pequeña y parte de su encanto es perderse pateando sus calles.
Pero vamos a ver cómo lo hacemos. Para empezar depende del hotel en que te alojes. Si estás cerca del centro vas a tener autobuses urbanos con los que resolver la cuestión, pasan cada 15 min. y sueles tener más de una opción. Cuestan 1,03 € y te dejan en pleno centro, además los fines de semana hay servicio “búho” desde las 23:00. Aquí tienes toda la información de las líneas, además en las paradas están los horarios.
Si no te queda más remedio que coger el coche la cosa se complica, pero hay opciones. La primera que te van a recomendar es que lo dejes en el parking más cercano al Acueducto y te olvides; está bien pero cobran por horas. Según donde estés sale más barato coger un taxi. Aparcar por el centro a diario sale caro porque hay zona azul, la mejor opción es acercar el coche a un barrio y desde allí coger un autobús o bajar a pie. Otra es acercar el coche a la Alameda de la Fuencisla o a la Casa de la Moneda y subir andando a la ciudad, no es tan duro como parece si se sube tranquilamente. Es una zona verde, las vistas son una pasada y tiene la ventaja de que cuando vuelves a por el coche ya cansado, es todo bajada.

 

¿Qué hago para ir al baño?

Es siempre un problema vayamos donde vayamos. En la oficina de turismo, junto al Acueducto, hay baños públicos de pago. Mientras recorres la ciudad lo mejor es aprovechar en los museos o monumentos que visitas aunque, si vas muy apurado o llevas críos,  te dejarán entrar en algún bar. En la Plaza Mayor, justo al lado de la Catedral, también hay servicios públicos junto al parking de las bicis. Si llegas al Alcázar y vas a visitarlo no cometas el error de irte antes a la cafetería, allí el baño es sólo para clientes, o sea que te cobran, mientras que dentro del Alcázar es gratis. Y si te das cuenta al salir, te dejan entrar si presentas el ticket, así que no lo tires.
En el Valle del Eresma también hay servicios públicos, unos al lado del Santuario de la Fuencisla (junto a la fuente grande) y otros en la Alameda del Parral frente al kiosko que ponen en verano. También está la Casa de la Moneda y su restaurante.

 

Voy con niños, ¿dónde les llevo?

Viajar con niños siempre es complicado, se cansan y a veces los contenidos no están adaptados para ellos. Una visita a la Catedral puede resultarles aburrida, pero lo que nunca falla es el Alcázar, por muy fatigados que vayan, es la casa de las princesas y los niños salen encantados tras ver las espadas, armaduras, etc. Además están en un castillo y subir a la torre tiene su encanto. No hay problema con las sillitas de los más peques, se dejan abajo para subir a la torre. La opción de bajar al Valle del Eresma es estupenda. Es una zona verde donde pueden jugar a sus anchas y un sitio ideal para hacer un picnic si hace buen tiempo (y no somos alérgicos), hay muchos árboles y mesas, las vistas son estupendas y pasear a la orilla del río es de agradecer, ellos se irán fijando en los patos y tu podrás ver los monumentos (Veracruz, Monasterio del Parral, Casa de la Moneda, etc.) No muy lejos, en la Puerta de Santiago, está el Museo de Títeres; es buena opción pero !ojo!, no para niños muy pequeños. Muestra la colección de títeres de Peralta, auténticas obras de arte aunque puede que no sean lo que un niño espera. Otra cosa que les puede gustar es subir al adarve de la Muralla. En el jardín de los Poetas (junto a la Puerta de Santiago) y en el de Delibes (junto a la de San Cebrián) pueden hacerlo; también en la Puerta de San Andrés, siempre acompañados de adultos, claro está.

En la Oficina de Turismo organizan formas de visitar adaptadas a ellos y muchas actividades, lo llaman Segovia para niños

Si tienes más preguntas de este tipo no dudes en ponerte en contacto con nosotros e intentaremos responderte lo más pronto posible y añadirlas a esta sección