El Real Sitio de San Ildefonso

Con este grandilocuente nombre se presenta este pueblo, conocido por todos los segovianos como: “La Granja”. Y es que eso era en origen, una granja en medio de un maravilloso bosque donde la caza era abundante. Un buen día acertó a pasar por allí un rey que quedó prendado de la belleza del lugar y decidió comprar esa granja a los monjes que allí vivían para hacerse un palacio. Así, como de cuento, es la historia de este pueblo. El rey en cuestión era Felipe V. En principio su palacio iba a ser más modesto pues lo hizo pensando en su retiro, ya que no le gustaba reinar. Sin embargo el destino quiso que tras la temprana muerte de su hijo Luis, sólo seis meses después de su abdicación, volviese al trono hasta el fin de sus días (de eso ya se encargó su mujer Isabel De Farnesio).

Palacio y jardines

Palacio

Jardines

Jardines

Así que el palacio se amplió para acoger a los reyes y todo el fasto que les acompañaba, de esta forma el pueblo fue creciendo a su alrededor. Se construyó también un hermoso jardín francés donde se alojaron estatuas de mármol y preciosas fuentes inspiradas en la mitología, pues eran reyes ilustrados, francés él, italiana ella, que vivieron el periodo barroco en todo su esplendor. Yacen enterrados en la Colegiata de su amada “La Granja”.

Colegiata

Colegiata

La reina y el rey

La reina y el rey frente a la Colegiata

Más tarde el palacio quedó como residencia de verano para reyes posteriores, no olvidemos que al estar al pie de la sierra de Guadarrama en invierno “hace un frío que pela”, hasta el incendio que lo arrasó en 1918; para entonces ya había llegado el ferrocarril a España y la moda de los baños de mar se imponía en los palacios de Miramar y la Magdalena.
Felipe V mandó construir una Real Fábrica de Cristal que fue el motor económico del municipio y que aún se conserva a modo de museo. El cristal, de enorme calidad, adquirió gran fama en forma de lámparas, grandes espejos y finísimas piezas de vidrio soplado, que aún perdura gracias a los artesanos que trabajan estas técnicas.

Fábrica de cristales

Fábrica de cristales

Parador

Antigua Casa de Infantes. Parador

Con el paso del tiempo “La Granja” se ha convertido en un lugar de veraneo, (aún más desde que abrieron el Parador), especialmente para los madrileños, y actualmente su oferta cultural en época de estío es realmente envidiable. También en invierno tiene un gran atractivo para los esquiadores que se acercan a Navacerrada, Cotos, etc…
Otro de sus puntos fuertes son las fiestas de San Luis, con dos grandes acontecimientos de fama mundial que atraen a miles de personas cada año: su judiada, cuyos protagonistas son los grandes judiones de La Granja, hechos a la manera tradicional, y el día de San Luis (25 de agosto) en que “corren” las ocho fuentes de los jardines del palacio de forma gratuita.

Las Ranas

Las Ranas

Las Tres Gracias

Este pueblo que nació entorno a un palacio aún conserva sus raíces y si te tomas un poco más de tiempo, podrás ver que al pasear por sus calles guarda preciosos rincones cargados de historias como la del Pozo de la Nieve, las antiguas cocheras, las de sus curiosas iglesias y un largo etcétera que nos tienta a pasar más tiempo conociendo sus atractivos.

Pozo nieve

Pozo de lanieve

Vieja fuente

Se encuentra a unos 11 kilómetros de Segovia, que se pueden hacer en coche o en autobús (incluso en bici). Esta escasa distancia de la capital hace que la visita a este pueblo sea imperdonable y no sólo por lo dicho anteriormente, sino porque además se encuentra en pleno Parque Nacional de Guadarrama, con lo que su entorno es una delicia en cualquier época del año.

Iglesia de los Dolores

Iglesia Ntra. Señora del Rosario

Iglesia de Ntra. Señora de los Dolores